Dicen que como en casa en ningún otro lugar y no puedo estar más de acuerdo. Y cuando uno no está a gusto en un lugar, lo mejor es irse o cambiar ese espacio, redecorarlo y darle aire fresco. Eso mismo es lo que hice yo para que tanto tú como yo estuviéramos más a gusto aquí.  Pero más allá de una cuestión estética el cambio tiene varios motivos. Y hoy vengo dispuesta a contártelos.

Así es, cuando uno no se siente cómodo, lo mejor es marcharse o cambiar ese espacio. Y yo notaba que no estaba a gusto y lo que más me fastidiaba, creo que tú tampoco estabas cómodo leyendo el blog. Por eso, empecé a buscar y buscar plantillas que fueran moldeables, fáciles de descargar y utilizar y, por supuesto, bonitas. Hasta que di con una que lo tenía todo. Tenía todo lo que me gusta de un espacio: con luz, tranquilo, minimalista, sin ruido, agradable. Y parece que Melon Blanc me hubiesen leído la mente. Conocí a Melon Blanc gracias a los cursos de Hello! Creatividad que ya te conté en varios post que estaba haciendo. Y lo que ahora mismo estás viendo, cómo lo estás leyendo es su plantilla para WordPress, que casualmente se llama “Minimal”. Espero que te guste tanto como a mí, porque ahora sí disfruto escribiendo y releyendo los post.

Y ahora vamos a lo que realmente te interesa: porqué cambiar o personalizar la plantilla de tu blog:

  1. Aunque no sea políticamente correcto admitirlo, la primera impresión es lo que cuenta y de si me gusta o no decido quedarme en un bar, un restaurante o una cafetería. Y lo mismo nos pasa cuando entramos en un blog. Si nos gusta, le concederemos al escritor 10 segundos más de tiempo para que nos acabe de convencer de que nos quedemos con el contenido del primer post. Así que, sí, tu blog debe tener una plantilla y un diseño bonitos, que entren por la mirada, que atraigan al lector.
  2. En mi caso, quería que además del lector, yo me sintiera a gusto, así que busqué una plantilla con unas características afines a mis gustos:
  • Tenía que tener una estructura clara y ordenada, para que te fuera fácil leer cada post
  • De color blanco para que hubiera nitidez y la lectura, además de fácil, fuera agradable
  • Que fuese visual y donde las fotografías tuvieran un espacio destacado, de ahí que escogí un diseño con columnas y donde se pudieran ver fácilmente post anteriores con un breve resumen o entradilla de lo que trata cada post.

3. Como dice Susana Torralbo en este post, sobre cómo mejorar tu blog en 5 pasos, el rediseño de un blog es siempre un relanzamiento y después de casi un año con la misma plantilla, era momento de dar un paso más en este pequeño proyecto.

Y hasta aquí, mis razones por las que cambié y personalicé la plantilla del blog. Todavía quedan algunas cosillas que me gustaría mejorar, como encontrar un buen logo, que defina el blog. Y algunos detallines que quiero incluir poco a poco. Pero todo a su tiempo, ahora quiero centrarme en darte buen contenido para que vuelvas cada semana. Recuerda, los martes por la tarde-noche y los viernes a partir de las 15h. ¡No faltes a nuestra cita! 😉

Por cierto ¿qué te ha parecido la nueva plantilla? ¿Te gusta? ¿Qué cosas te gustan más? Me encantará saberlo para ir mejorando, además, de que me haría una ilusión terrible que me escribieses en los comentarios.

¡Gracias!

PD: Antes de irme, te dejo con un par más de post. Uno, muy goloso con mis 3 blogs favoritos de cocina y otro para que nunca te quedes sin ideas al escribir.