Tenía en borradores este post desde hace un tiempo, pero esta semana me he dicho: “ahora o nunca”. Y como más vale tarde…