Este post no contiene la pócima del amor pero casi. Y digo casi, porque siguiendo algunos de los tips que te doy más abajo seguro que consigues enamorar a más de un Instagramer y conseguir su “I follow you” para siempre. ¿Qué me dices? ¿Te atreves a lanzar flechazos en vez de post sosos en Instagram?

¿Por qué un post consigue más likes que otro? ¿Será solo cosa de la foto? Quizás sí, quizás no. Pero lo que seguro, seguro, te ayuda es un buen copy, un pie de foto que consiga llegar a tus seguidores. Si me me dejas, te doy unas cuantas pautas para que tus post triunfen como las hojas de eucalipto en Instagram.

  • que llame la atención: un buen post empieza con un buen principio, con algo que pique el gusanillo a quien lee y que le deje con ganas de más. Déjate de palabras sueltas y sin sentido. Las buenas fotografías hablan por sí solas, pero un buen copy cuenta historias, explica el antes, el después y el porqué de esa fotografía.
  • no vendas la moto: una cosa es llamar la atención y la otra es prometer dar una exclusiva mundial al estilo Pantoja y que luego el lector vaya a al blog y se que más frustrado que Kiko Rivera sin micrófono.
  • entre tú y yo: haz que la otra persona que te está leyendo se sienta especial, única y que le hablas casi, casi como si estuvieras a su lado, como si estuvieras tomando un café con ella y la conocieras de toda la vida.
  • vayamos al grano: cuando te digo que tienes que contar la historia que hay detrás de la foto tampoco hace falta que te enrolles como una persiana. Conciso, directo y ¡al grano!
  • ponle emoción: solo conectando con el que está al otro lado de la pantalla conseguirás su like incondicional y quién sabe si un “i follow you” para toda la vida.
  • hashtags: el mundo hashtag es un mundo a parte. No te vuelvas loco poniendo 50.000 hashtags como si no hubiera un mañana. No es necesario, quizás consigas más likes pero estos no se traducirán en seguidores. Intenta seguir siempre el mismo patrón a la hora de ponerlos. Por ejemplo: app con la que has editado la foto, localización, tipo de fotografía y alguno más que tenga relación con la fotografía. Y siempre hazlo como primer comentario de la foto, no lo pongas en el mismo texto de pie de foto.

Y me reservo la última última línea de post para decirte que seas sincero, que no escribas por escribir o que vendas algo que no eres, porque al final el que está al otro lado acaba pillándote.

Que tengas muy buena semana, y a los que se quieren muy mucho, ¡feliz San Valentín!

Núria.

PD: Y si cuando vas a escribir el pie de foto te quedas en blanco, te dedico este post 😉

Foto del post: Pinterest